El mensaje al móvil

 

Hace unos días que vivo solo, después de convivir con mi chica más de 4 años.

 

Hará unos dos meses tuvimos una discusión después de que ella me enviara un mensaje al móvil que no iba para mí, y el mensaje decía:

 

«Hola amor nos vemos en el hotel de siempre y a la misma hora de siempre».

 

Enseguida descubrí que no iba hacia mí ese mensaje.

 

Desde que lo recibí no paré de pensar e intentar adivinar a quién iba dirigido ese mensaje.

 

Esa noche ella llegó a las diez de la noche y hacía como si no hubiera pasado nada, seguramente no sabía que me había enviado el mensaje a mí, o si lo sabía lo disimulaba muy bien.

 

Cenamos como siempre en el comedor, y cuando íbamos a dormir le dije:

¿Qué, te lo has pasado bien en el hotel? Y ella quedó medio callada y dijo que, a ver, a qué hotel.

 

Domes le contesté que me había enviado un mensaje que no iba por mí.

 

Ella no sabía que decir, empezamos a discutir y ella se marchó corriendo de casa.

 

Pasó casi un mes y no sabía nada de ella, a mí me costó mucho asimilar que ya no vivíamos juntos y que nuestra relación seguramente se había acabado.

 

Una noche salí al balcón de su casa a tomar el aire y vi en el piso de enfrente de su casa una chica muy guapa, que se estaba preparando un café en la cocina de su casa y después salió a tomarlo al balcón .

 

Llevaba una blusa de color azul cielo, junto con unas zapatillas de color rosa, la melena al viento, y la taza de café en una mano mientras parecía mirar al infinito.

 

Más tarde fui a dormir, era viernes y al día siguiente no trabajaba yo.

 

Me levanté sobre las nueve de la mañana y bajé a comprar el periódico en la imprenta de al lado de casa, y por casualidad  estaba aquella chica que el día anterior tomaba el café en el balcón de su casa. fui a  saludarla con un hola y ella me contestó con una sonrisa.

 

Aquella noche volví a salir al balcón, y allí estaba ella leyendo un libro, y con la misma blusa pero la llevaba un poco mas desabrochada que el día anterior.

 

Ella miró hacia el balcón de mi casa y sonrió, yo medio avergonzado hice una media sonrisa y me fui hacia dentro de casa.

 

Al cabo de dos días nos encontramos cruzando la calle, y nos saludamos y hablamos un rato, hasta que ella me ofreció ir a su casa a tomar un café.

 

Dije que sí, fui a casa hasta la hora a la que habíamos quedado.

A las diez salí de mi casa en dirección a bloque de pisos del lado de casa.

Toqué la puerta de su casa y ella me abrió la puerta, acababa de ducharse porque llevaba el pelo mojado y una blusa de color rosa, me invito a pasar dentro, donde nos sentamos en el comedor antes de salir al balón.

 

Me ofreció un café mientras íbamos hablando.

 

Salimos al balcón, hacía una noche muy bonita con muchas estrellas.

 

Fue pasando la noche y de pronto nos encontramos en su habitación haciendo el amor.

 

Desde su habitación se veía mi casa y de repente vi que se abría la luz de mi casa, era mi chica que vino a casa, no se a qué hacer, si a recoger sus cosas o arreglar lo nuestro …

 

Ella salió al balcón de  casa, y mirando hacia la habitación donde estaba yo haciendo el amor, se ve que nos vio, y con un gesto, bajando la cabeza y secándose lo que intuí eran las lágrimas, se fue corrientes de casa y no lo he vuelto a ver más.

Últimas publicaciones de campomar (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada