destino de sangre:2-cielo escarlata

2: cielo escarlata

 

Sus ojos de ambos chicos no dejaban de observarse, ambos sentían lo mismo en ese momento tenían ese presentimiento que se conocían.

 

-perdón no me di cuenta déjame ayudarte-dijo Aarón  levantando a la chica

 

-no es nada no me di cuenta solo grite y no hice nada-decía la chica sonriendo sus ojos de ella brillaban.

 

El viento soplo en los rostros de ambos Aarón  solo en ese momento olvido el sueño de anoche se olvido de Morten, se olvido de los gritos se olvido del miedo que le tuvo pero no olvido a la chica del piano su mirada fue la misma con la que vio a la chica del piano.

-de nuevo perdón no me di cuenta y creo que rompí los huevos que llevabas.

 

-creo que si- dijo sonriendo lentamente- pero está bien comprare otros.

 

-mejor yo te los compro fue mi culpa y no digas que no que yo fui quien se cruzo.

 

-está bien-ella sonrió era una sonrisa cálida-gracias amm… ¿Cómo te llamas?

 

-verdad, me llamo Aarón Villa y tu.

 

-Yanira  Reyes.

Ambos sonrieron el sol brillaba cada vez más los dos fueron  a comprar los huevos rotos en ese tiempo ambos hablaban como si se conocieran desde tiempo.

 

-de verdad que chido-dijo Yanira con una sonrisa.

 

-¿”chido”?

 

-perdón es la costumbre es que soy mexicana vine al Perú por el trabajo de mi papa y soy nueva conozco muy poco el lugar.

 

-ahh… que loco y en donde vives.

-ps…  unas cuadras mas terminando el parque donde nos encontramos, Aarón cuando te vi, te vi muy distraído en que pensabas porque ahora parece que se te hubiera olvidado todo.

 

-mmm, son cosas locas, ya me olvide.

 

La sonrisa de ambos  alegraban al otro era una sensación única él se enamoraba de ella y ella de él.

 

-no me digas que ya te olvidaste de mi- Aarón escucho la voz de Morten pero no vio nada- no solo fue un sueño yo también te veré de nuevo humano cuando vuelvas a cerrar los ojos  me gustaría que ella también este ahí para que escuche los lamentos de los seres humanos- Aarón  no se sintió asustado como la última vez que escucho su voz si no furia por meter a Yanira en eso.

-Aarón te encuentras bien, tu  mirada estaba perdida.

-perdón me distraje un momento – su mirada de ambos se encontraron  sus ojos no paraban de mirarse ambos veían dentro del otro, el tiempo se detuvo lentamente ambos se perdieron en los ojos del otro.

Sin darse cuenta el uno del otro sus labios se juntaron no sabían como no sabían porque ni en qué momento paso pero se sintieron unidos como si fuera lo que quieran desde que cruzaron sus miradas la mente de Aarón dibujaba los ojos de Yanira mientras el tenia sus ojos cerrados no sabían cómo logro a pasar se separaron lentamente

-Aarón yo… perdón.

 

-¿por qué pides perdón?

Ambos se sentían  los únicos en aquel parque que era todo lo contrario del bosque que soñó Aarón tenia color y alegría no era tenebroso.

 

Ambos sabían lo que el otro quería por eso no hubo necesidad de palabras sus manos sosteniendo las del otro sus ojos hablaron en ves que sus labios, el tiempo paso sin darse cuenta el atardecer había llegado.

-nos vemos mañana.

 

-si aquí mismo cuídate mucho.

 

-te quiero- las palabras se sentían que se le decía  a alguien que conocías de tiempo pero en su caso no era así pero ambos igual se conocían.

-y yo a ti Aarón- se volvieron a besar se despidieron pero no fue un adiós  si no un “nos volveremos a ver “.

 

El cielo se puso de hermoso color escarlata de un brillante y rojo cegador cada uno en su camino sentía que el viento los arropaba sentían que el otro estaba a su lado ese día que se conocieron hicieron la promesa del cielo escarlata estar juntos para toda la eternidad.

-te prometo que estaremos juntos siempre-pensaron ambos yendo por su camino mientras que ese cielo los acompañaba.

 

Últimas publicaciones de Alucard Demian (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada