destino de sangre:3-demonio

3: demonio

 

El cielo del bosque empezó a brillar Aarón estaba de  pie sus ojos estaban buscando a la hermosa chica que se parecía a Yanira, sus ojos expertos a ese lugar no la podían encontrar el viento venia contra él, él sabía que Morten se acercaba.

 

-Me extraña verte tranquilo, humano.

 

-A mi no me extraña verte a ti porque te puedo escuchar estando aun despierto- Aarón quería respuestas sobre lo que paso cuando hablaba con Yanira, el escucho su voz.

 

Ambos se miraron desafiantemente Aarón retrocedió un paso-Responde-le grito desafiante, el cielo se oscureció se sintió un frio inmenso, ayer te buscaba también porque no apareciste apareces solo cuando quieres no es así tengo muchas preguntas y me la responderás.

Morten solo una sonrisa fría sus ojos se pusieron rojos como el infierno sus ojos parecían en mismo infierno- tu no me puedes ordenar humano, tú no eres dueño de nada aquí solo eres una basura que me obstaculiza – una ráfaga de viento lo tiro hacia atrás.

Su respiro fue rápido Aarón se levanto y el estaba frente a él miro directo a sus ojos rojos parecía un abismo sin salida lleno de dolor los lamentos y gritos volvieron Aarón se quedo mirándolo y cayó al piso.

-Oye levántate ya son las 7:25, Aarón levántate-una voz se escucho desde lo profundo del bosque, el abrió los ojos y vio el rostro de su prima Fiorela.

-Oye no me levantes así- Aarón miro a sus ojos ella tenía la mirada pura y confiada.

 

-Tenemos que irnos al colegio cámbiate y apúrate- dijo sonriendo

 

Ambos estaban ya de camino hacia el colegio, había pasado ya tres días desde que conoció a Yanira, el la seguía viendo y se sentía alguien nuevo.

 

El colegio donde estaban era grande, su color de afuera era crema y un color guinda su uniforme era una camisa blanca, casaca guinda y pantalón negro, para ser de verano el viento venia con fuerza.

-humano- Morten le hablaba a Aarón él lo ignoraba-idiota escúchame no entres hoy a ese lugar algo malo va a pasar- Aarón solo lo ignoraba.

Al entrar al salón donde se encontraban Isaac y Frank estaban ahí dos de sus amigos hablando, Aarón estaba pensativo con lo que dijo Morten antes de comenzar las clases fue al baño mas lejos de cada salón para estar solo y tratar de comunicarte con él.

 

-me escuchas Morten-Aarón no savia que hacía solo le hablo al techo, en ese momento se sintió un aire frio en el ambiente y lentamente la imagen de Morten se mostraba frente a él.

 

-eres un idiota al no hacerme caso- el dijo de una manera seria.

 

-¿Cómo podemos hablar? ¿Qué es lo que eres realmente?

 

-te dije que soy parte de ti desde que sucedió eso hace 4 años puedo verte solo en tus sueños.

 

-si es así porque te veo ahora si solo te puedo ver en mis sueños.

 

-porque algo malo pasa acá- la mirada de Morten se volvió seria y en modo defensivo.

-porque te preocupas por eso si yo muero no tendrías mi cuerpo para ti.

 

-si mueres yo muero, yo te matare humano.

Se escucho una pisada en la puerta del baño Morten había desaparecido Aarón se quedo pensativo todo el día, y él le seguía advirtiendo, llego la hora de salida y él se tenía que quedar hoy para limpiar el salón.

 

-tienes que irte antes que pase algo malo.

 

-cállate no pasara nada y si pasara no me voy a morir, aun no enti….- el ambiente se sintió pesado el frio paso sobre su cuerpo las luces del salón se apagaron- ¿que fue eso?

 

-Aarón a tu derecha- Aarón vio a la derecha y una mano gris casi le traspasa la cabeza, al esquivarlo el callo al piso – te lo dije algo malo iba a pasar hoy

 

-¿Qué… es eso?-Aarón atónito vio a una mujer con los ojos cristalizados su piel como la nieve con una manta, sus uñas largas y afiladas-Morten que es eso.

 

-Un demonio, tienes que tener cuidado no puedo hacer nada.

-Si me muero tus mueres hay que hacer algo.

-si quieres hacer algo primero levántate idiota-Morten grito, Aarón logro levantarse antes de que el demonio lograra matarlo.

 

-¿por qué nos ataca?

-Aarón atrás tuyo.

Aarón estaba pegado hacia la pared, estaba asustado-aléjate-grito en ese momento una flecha cayó en la mano del demonio de hielo.

-Ya se me hacia raro que demoraras-la puerta del salón se abrió despacio-era Isaac el amigo de Aarón con un arco y flecha en la mano

-Isaac-Aarón al ver a Isaac se levanto apoyándose de la pared, en un abrir y cerrar de ojos Isaac empujo a Aarón y volvió a lanzar una flecha hacia el demonio, el demonio se enojo y el  salón se congelaba lentamente-como puedes dañarlo fácilmente.

-Porque son flechas especiales, ahora respóndeme tú como supiste que había algo aquí, tú no eres normal Aarón no es así.

-Si lo sé no soy normal y me lo dijeron.

-¿Quién fue?

-después te cuento cuidado-ambos saltaron, el rostro del demonio era cada vez mas frio sus ojos cristalizados congelaban al solo verlos, el demonio volvió a ir por Aarón.

-¿Por qué va contra ti?

-no tengo idea, no me debes ayudar tú tienes el arma-Isaac volvió a disparar la flecha los bordes de la flecha se volvían de un color azul marino, el demonio lo esquivo fácilmente.

-carajo es muy rápida, Aarón cuidado- en un momento rápido Aarón es atrapado por el demonio.

-Da mihi animam humanam daemon-dijo el demonio en latín, que quería decir demonio humano dame tu alma.

-que es lo que dices no te entiendo nada- en ese momento su mano fría entro a su pecho.

-Aarón-grito Isaac- porque dijo eso no entiendo que eres Aarón- pensó Isaac alistando su arco y flecha para disparar.

-Da mihi anima tua-dijo de nuevo el demonio en latín, eso quería decir dame tu alma.

 

Aarón estaba congelándose sus manos no se movían el demonio sonreía fríamente en ese momento,  la mano de Aarón  cogió a la del demonio para sacarle de su pecho el demonio como Isaac se sorprendieron el ojo izquierdo de Aarón se volvió de un color rojo como el de Morten.

-Suéltame, no te daré mi alma-se escuchaba como la voz de Morten y de Aarón hablaban juntas-demonio de hielo te matare-en ese momento la voz de Aarón se distinguió a la de Morten.

 

-Aarón tu, que eres-Isaac estaba sorprendido en ese momento Aarón empuja al demonio hacia atrás y rápidamente le quita una flecha a Isaac y le incrusta en el pecho al demonio –como lo hiciste.

 

El demonio cayó al suelo y el salón se empezó a deshelar el demonio desaparecía lentamente.

 

-ya acabo ahora me dirás…-el ojo izquierdo  de Aarón seguía rojo de color sangre como la de Morten- como tienes esa arma.

 

-si me dices que es lo que eres te diré todo también.

 

La mirada de ambos era seria un secreto se revelaría por el secreto del otro.

 

Últimas publicaciones de Alucard Demian (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada