Las amas de cría

Se comentaba que, a finales del siglo XIX y principios y mediados del XX, la emigración española, hacia América, por barco, era muy importante, pero mientras que los hombres podían arreglarse haciendo distintos tipos de trabajo, las mujeres, por contra, sólo podían dedicarse, fundamentalmente, al trabajo doméstico, y dentro de éste, uno relativamente bien pagado era el de hacer de ama de cría. En este caso, la mujer dejaba a su hijo, en la aldea, al cuidado de los abuelos, y embarcaba para el viaje a Buenos Aires, Caracas y La Habana, fundamentalmente. Ahora bien, como el viaje en barco duraba de veinte a treinta días, la leche se le podría secar. ¿Cómo lo arreglaban? Pues, escondiendo a una cría de perro, con pocos días de vida, a la que alimentaban durante el tiempo que duraba el viaje, tirándola al agua, poco antes de llegar a puerto.

Prior

Master universitario en PRL. Aficiones: Internet, política, práctica de deportes, micología.

Últimas publicaciones de Prior (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada