EL RELOJ

Nunca supo de donde le vino la idea. Pero la tenía incorporada en su cerebro.

Era como un retintín que se le repetía diariamente.

Creía firmemente en ello. Siempre que consultaba la hora, pensaba lo mismo; que su vida terminaría en el preciso momento que se apagara la de su reloj.

Así que lo cuidaba obsesivamente. Revisión, limpieza periódica, control de exactitud.

No se le escapaba detalle. Mientras tanto, su vida transcurría por los carriles del aburrimiento, del hastío, del repetir rituales que se le había convertido ya en costumbre.

Un día, de camino al trabajo, tuvo un accidente. Fue atropellado mientras cruzaba la calle.

El juez que hizo el levantamiento del cadáver no tuvo problemas en determinar la hora del deceso. Coincidía con la del reloj.

Habían fallecido juntos.

fw@arquitectoweissmann.com

Soy Arquitecto y diseñador Industrial. O casi diré que estoy por dejar de serlo. Hace 3 años empecé a escribir dos blogs que ahora tienen entre ambos más de 100.000 lectores. Disfruto escribiendo y tambien dibujando relatos cortos.
Mis cuentos no tienen en general personajes con nombre y apellido. Además suelen ser pocos, 2 o 3 nada más.
Hago ficción y en los cuentos para niños, invento personajes de animales que si tienen nombre. Suelen ser la continuidad de los que les contaba a mis hijos cuando eran pequeños. Mi satisfacción máxima es cuando veo que generan interés y despiertan la fantasía de mis nietos. Algunos los han leído en clase, despertando el interés de los niños!
Mis autores preferidos son Umberto Eco y Borges. Tambien los clásicos griegos.

Últimas publicaciones de fw@arquitectoweissmann.com (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada