Antes de ser

El devorador de nombres le había vuelto a engañar . No es que importara pero…

Eso no quiere decir que no fuera a volver a intentarlo. Las derrotas no sumaban y sin embargo…

Nada que perder sino ese lento fluir ajeno al tiempo. Nada que ganar sino…

De todas maneras el tiempo no es para tanto cuando eres literalmente una idea sin palabra en el limbo precategórico. Cuando eres…

Cuando eres, ¿qué?…

El devorador de nombres le había vuelto a engañar.

Últimas publicaciones de Alberto (ver todo)

1 Comentario

  1. por khajine publicado el 02/03/2014  03:21 Responder

    Maldito Aristóteles. Si este .... hiciera más caso a Heiddegger o a Sartre en lugar de a los clásicos griegos, no le importaría tanto no ser algo, le bastaría con existir.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada