He aprendido a valorarte

Deseo que llegue el momento de dormir para verte, para sentir cómo me arrebatas un poco la vida. Nunca abusas de mi energía, siempre me queda algo para levantarme al día siguiente. Así me quitas la vida, así me la das. Me has enseñado cómo son las otras, tan horrendas, como cadáveres a medio pudrir. Tú eres tan joven y hermosa. Tranquila, no creeré a la anciana del puesto de manzanas; sé que te veo tal cual eres. Eres mi súcubo y espero tu visita en mi sueño.

Cheesti

Sin destino definido, sin prisa por encontrarlo, relleno las páginas de mi vida con capítulos alejados de lo ordinario. Las pausas entre capítulo y capítulo quedan para mí.

Últimas publicaciones de Cheesti (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada