Fallen Deception cap 9.

 

Aparcaron el vehículo a una manzana de distancia del consulado, por precaución Wills se quedó en el coche a la espera. Stone llegó a la entrada, se identificó , en ese momento los cinco guardias que había en la puerta le apuntaron con sus rifles,  le ordenaron que levantara las manos y se tumbara en el suelo, Stone no daba crédito a lo que estaba ocurriendo y accedió sin oponerse mucho, se tumbó, le pusieron unas esposas y le escoltaron hasta una de las entradas del consulado, donde había un hombre bien vestido de gran corpulencia, con ojos desafiantes y de enfado clavados en Stone.

Le reconoció al instante pues ya se había visto en otras ocasiones en reuniones de coordinación en Langley, en la sede de la CIA. Higgs le indico a los soldados que llevaran a Stone a una habitación del ala Este, Stone no sabía bien por que estaba detenido, llegaron a la habitación, y se quedaron solos Higgs y Stone. Higgs le comenzó explicando el por que de la detención, era una orden desde EEUU, por iniciar una misión sin consentimiento, entonces Higgs le explicó que estaban investigando y conocían muy bien lo que estaban allí en ese viejo almacén fabricando, pero no intervinieron antes por que sabían que al transportarla les llevarían directos con la mente pensante y cabecilla de la operación, era la misma persona que que Stone sospechaba que estaba Metida en asuntos turbios, Pues su superior le había hablado sobre el directos del Mossaf, y su implicación en negocios con grupos terroristas, Fue entonces cuando una explosión y un temblor en las paredes alerto a Higgs que sin saber que pasaba recibió un golpe de Stone que le noqueó en el acto, Stone sabia que era Wills quien había provocado aquella explosión, y apresurada mente se dirigió uno de los muros del consulado aprovechando la confusión, y consiguió salir e ir corriendo al coche de Wills, Entonces ambos prosiguieron con la marcha en busca del camión, ahora sabia lo que necesitaba, y con permiso o sin el, sabia que tenia que encontrar el camión, y con el al Hombre que lo estaba maquinando todo.

Últimas publicaciones de Sergio Gonzalez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada