SONATÍN

SONATÍN

 

 

Y Martín preguntó: «¿Qué es un soneto?»

«Catorce versos», respondí yo al punto.

Me miró, boquiabierto y cejijunto,

sopesando la enjundia de aquel reto.

«¿Once sílabas son? Yo no me meto

pues harto peliagudo es este asunto.

Mejor será abstenerme pues barrunto

que me haría lucir como un cateto.»

 

Casi logró evitarlo mas su abuela

de tal manera lo encerró en un brete,

cual la maestra de una antigua escuela,

y le dio un rapapolvo, un remoquete.

Obteniendo a la postre por secuela:

no un soneto, más bien un sonsonete.

Luis Antonio BEAUXIS

Últimas publicaciones de BEAUXIS (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada