La escalera de piedra

Un solitario hombre cabalgaba por el páramo. Enfrente de él, se perfilaba la silueta de un cañón envuelto en niebla. Más allá, en las lejanas cimas; el sol empezaba a nacer.

El hombre bajó del caballo y pisó la tierra húmeda bajo sus pies. Se detuvo un momento a inspirar el aroma a lluvia. Sintió el aire frío y fresco de la mañana.

Se acercó al cañón y miró abajo. La bruma lo llenaba completo, como si de un recipiente gigantesco se tratara. Su caballo relinchó suavemente, y en los árboles respondió un ave con su canto.

El hombre se agachó y recogió un guijarro. Húmedo por la lluvia y cubierto de lodo. Antes de lanzarlo, el hombre se acercó el guijarro a la boca y olió la tierra. Tierra buena y fértil pensó. Alzó la mano y lo dejó caer hacia las profundidades desconocidas del cañón.

Aguzó el oído y creyó oír el rumor de un río que discurría más abajo. Pasó medio minuto, o incluso más antes de que oyera el sonido de la piedra. Entonces sonrió. Iba por buen camino. Se montó en su caballo y partió al galope alejándose del borde. Sabía que no tardaría en encontrar una milenaria escalera de piedra. Sabía que estaba en el lugar correcto.

Arturo Vallejo Toledo

Joven mexicano, aficionado a la lectura.
Escribo en ratos libres. Ganador del Premio de Creación Literia ITESM.
"La escritura es la pintura de la voz" Voltaire.

Últimas publicaciones de Arturo Vallejo Toledo (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada