…pero con diplomacia.

Siempre me ha gustado hacer las cosas bien. Que todo saliera perfecto.

Diario de un Don Nadie, martes, 9/03/99. 20:34.

 

Tenía que decírselo… tenía que decírselo… mierda, me miraba fijamente con esos ojitos de zorra. Esos que me devoraron desde el primer día que nos conocimos. Esos mismos, los tenía a 10 centímetros de mi cara. No, no lo hagas. Bueno, hay que ser diplomático. Cedí a su beso de “bienvenido, entra, estoy sola”.

 

Siempre me ha gustado hacer las cosas bien. Que todo saliera perfecto. En el parvulario me daba  cabezazos (literalmente) contra la mesa cuando un finísimo trazo de color se salía de esos dibujos horteras y feos con avaricia que nos hacían pintar (ositos, arbolitos, nubecitas y solecitos, un horror).

Con el paso del tiempo me di cuenta de que para resolver los asuntos personales y laborales de un modo correcto, era necesaria la diplomacia. Y esto es, sin rodeos, enfocar tu hipocresía de forma que consigas tus objetivos. Es algo difícil, pero no imposible. Y menos para un Don Nadie como yo, que nunca he tenido problemas con la gente de mi entorno, ya sabéis, una persona “de fiar”, alguien que siempre ha pasado inadvertido, tal vez porque nunca he dicho lo que pienso con sinceridad, tal vez porque siempre que he podido he huido de todos los problemas que se cruzaban en mi camino (pero siempre…con diplomacia).

 

Por eso la besé y la acompañé hasta la cocina. Cuando me ofreció algo de beber, acepté un tercio “frío” según ella (más de tres años juntos y aún no he logrado enseñarle lo que es una cerveza FRIA), por aquello de la diplomacia y tal. Nos sentamos en el sofá y estuvimos manteniendo una conversación totalmente estúpida sobre zapatos en rebajas. Le seguí el rollo, por aquello de la diplomacia. Claro, haz como que escuchas a una pobre imbécil y se pensará que eres un gran hombre que la comprende, por tanto se pondrá cachonda y para qué queremos más.

 

Juro que nunca me había desagradado tanto mantener relaciones sexuales con una mujer, ni siquiera cuando mi mejor amigo y su novia discutieron en aquella nochevieja del 96 y tuve que consolarla (amenazaba con irse a su casa, y si esto hubiera pasado el calzonazos de mi amigo iría tras ella y adiós fiesta de fin de año). Como decía, hice heroicos esfuerzos por mantener la erección, por dios, qué ojos, no me mires con esos ojos, me desagradan, que ya no te quiero, que te pierdas, pégate un tiro, búscate otro hombre, hazte un viaje a Punta Cana y monta un negocio de alquiler de tumbonas, me da lo  mismo, quiero que desaparezcas de mi vida.

 

Cuando acabó (porque yo tuve que fingir que había llegado a la cúspide, al cielo, ese cielo que me hizo atarme a esta guarra durante treinta y ocho meses) le acepté un cigarrillo. Acababa de echar un polvo diplomático, cómo iba a rechazar esa barrita de cáncer, oh, cáncer, sepárame de esta maldita… Tenía que decírselo. Pero justo cuando iba a comenzar el fatal desenlace, sonó el teléfono. Cuando colgó, me dijo “lo siento, cari –cari…puagh- pero  mis padres van a venir en cinco minutos…”. Comprendí. Me vestí. Me fui. Pero no sin antes dejar que sus resecos labios absorbieran los míos antes de salir por la puerta.

 

Diario de un Don Nadie, domingo 24/08/08. 22:00.

 

Hoy hemos ido con los niños al parque. La verdad es que han salido a su madre. Por lo gordos y sedentarios, digo. Me daba vergüenza ajena ver que mis hijos eran los únicos que por sus  condiciones físicas no podían subir a todos los columpios y se fatigaban al mínimo esfuerzo. Mirando a mi mujer, esa que con esos ojitos de zorra logró atarme a ella de por vida (o eso dijo el cura), pensé lo de todos los días: “debería decírselo ya, que ya no la quiero,…pero con diplomacia”. Siempre me ha gustado hacer las cosas bien.

Últimas publicaciones de comolesjode (ver todo)

8 Comentarios

  1. por comolesjode publicado el 24/08/2008  23:16 Responder

    Weis que no se en qué género/géneros meterlo, a ver si me podéis echar un cablecito. Graciaaaaas!

  2. por Lascivo publicado el 24/08/2008  23:24 Responder

    guau!
    este me ha parecido espectacular, dentro de la diplomacia, claro, jeje.
    Creo que dada nuestra inexperiencia, no hemos creado un género de diario, o de cosas cotidianas.
    Meterlo en tragedia sería exagerar, o ser ironicos, y en terror sería kedarnos cortos. Puedes crear tú misma el género, si lo ves necesario (creo que puedes, no se si te dejará wordpress, oh, amado wordpress, k nos das el pan nuestro de cada carrefour) con total libertaz.
    un salud e.t. el extraterrestre

  3. por comolesjode publicado el 24/08/2008  23:31 Responder

    Pfff...ejeje, lo de meterlo en tragedia mola eh , realmente es una tragedia muy grande (una putada) seguir con la gorda de tu novia a la que ya no quieres por tu jodida diplomacia xD bwe, casi que lo dejo en "sin género" y lo mismo algún día me decido.

  4. por Pequadt publicado el 25/08/2008  00:21 Responder

    Yo pondría Romántico, puesto que en este género, no todo es de color de rosa.

    El relato está muy chu-chu-chuli. Sigue así!

  5. por champinon publicado el 26/08/2008  18:55 Responder

    El relato es buenisimo,... yo no lo meteria en romantico ni en tragedia... Puesto k es el kien por diplomacia, ni amor ni algo fuera de si, se ve en esa situacion, de hecho kizas lo meteria en parabola,... no? es kizas algo con moraleja de fondo, o no? Nu se, se me ocurre

  6. por Lascivo publicado el 26/08/2008  19:14 Responder

    hombre, es humor, x las ironias y tal, no?

  7. por myfightclub513 (yadoi) publicado el 08/09/2008  16:56 Responder

    joder, como mola nena.

    Donde he estado yo que no formaba parte de un sitio asi?

    :D

    cagonsos

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada