¿Historiadores o historiados?

Levanté de nuevo la mirada. Acababa de evitar la muerte por séptima vez desde que accedí a este espantoso lugar, pero lo había logrado… Me encontraba en la Sala Sagrada. Las paredes doradas reflejaban la luz que, de forma sinuosa, se filtraba a través de una pequeña rendija. De este modo, toda la estancia parecía brillar con luz propia. Allí, grandes montones de figuras aztecas, de tamaño igual al de un ser humano estandar, poblaban los laterales formando un extraño pasillo hacia el final. A los pies de estos, montañas de oro, gemas, y demás minerales preciosos, completaban un inventario cuyo valor excedía todo aquello que quisiera comprar.

En el centro de la sala se erguía un gran altar con una inscripción. Por suerte, en mi estancia con los nativos aztecas, habia aprendido algo de su primitivo idioma, asi que pude traducir algunas palabras sueltas:

“…Hombre…Sueño…Azteca…Hombre…Valor…Coger…Oro…Negar…Hombre…Idiota…Dios…”

No me decía nada, pero supuse que sería una advertencia para pobres supersticiosos. Me llevé a los bolsillos todo el oro y las gemas que fui capaz de cargar, y me fui de allí cual alma que persigue el diablo.

Después sellé la entrada, la única via de acceso. Dejé atrás lo que nunca más encontrarían, lo que sólo cuentan las leyendas, el lugar sagrado: “El Dorado”.

Perdón, no me he presentado. Mi nombre es Fernando de Magallanes. Mi plan de vida, comprar un navío cuyo nombre será “La Trinidad” y buscaré alguna isla perdida, con el pretexto de que busco una ruta a las indias. Allí, me casaré con una linda nativa y malgastaré el resto de mi asquerosa vida cual Dios en la Tierra. Porque yo no soy Idiota.

Últimas publicaciones de Champiñon (ver todo)

4 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 15/10/2008  17:06 Responder

    weee, esté sí me ha gustado de veras. Recuerda a Indiana Jones, pero resulta que es Indiana Magallanes (no le pusieron ese nombre a la peli porque a George Lucas no le parecía comercial). Muy grande, señor.

  2. por Pequadt publicado el 15/10/2008  19:41 Responder

    Jajaja, muy currada. Sin duda alguna te ha quedado un relato documentado muy bien elaborado.

  3. por Yadoi publicado el 15/10/2008  22:31 Responder

    Que chulo, si señor.


    pd. Maldito George Lucas y su marketing ¬¬

  4. por champinon publicado el 16/10/2008  15:27 Responder

    Una cosa quería aclarar. Fernando de Magallanes existió, la leyenda del Dorado también, pero no son historias relacionadas.
    Es decir, nunca se encontró el Dorado, sólo se pensaba que existía, pero yo lo he usado del siguiente modo.
    Portugal le negó el dinero a Fernando, quien casi humillado recurrió al monarca español alegando que era capaz de conseguir una ruta alternativa a las indias que no poseyeran los portugueses, quien en ese momento, iba constantemente rodeando Africa. (Hasta aki la historia "real")

    Como su figura me parece la de "traiciono a quien sea con tal de mi objetivo". el fernando Magallanes de mi historia es un ser algo corrupto que "cierra" El Dorado para que nadie mas lo encuentre, pero como no puede justificar que el dinero ha salido de la nada, Pacta con el Monarca español.

    Por eso los españoles se empeñaron en que el Dorado existia. Pero todo esto es purita imaginacion y ficcion.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada