La discoteca

omo cada fin de semana, Martin se preparaba para salir de fiesta, se ponía su mejor ropa, se afeitaba y peinaba para estar irresistible por si aquella noche podía ligar con alguna chica.

Se dirigió como cada semana al local de siempre, pero cual fue la sorpresa al comprobar que de la noche a la mañana la discoteca tenia otro nombre.

Justo antes de entrar un guardia de seguridad le llamo la atención, Martin pregunto porque no podía entrar y el guarda le contesto que aquel día era la fiesta de los zapatos rojos, y que no podía entrar nadie si no tenia zapatos rojos, Martin sin rechistar se marcho de la entrada y volvió sin salir de fiesta a casa.

A la semana siguiente se aseguro de enterarse de que iría la fiesta de aquella semana, esa semana era la fiesta wauaihana,  durante la semana preparo su traje de wauaiano, collar de flores, camisa estampada y playeras.

Llego la gran noche, se puso su traje  y se dirigió hacia el local, como la semana anterior mucha gente vestida de hawuaiano, pero al llegar la entrada una mano sobre su espalda le corto el paso, girándose extrañado pregunto porque le impedían el paso y el guardia de seguridad le dijo. que para entrar los chicos tenían que ir de hawaianas y las chicas de hawaianos, Martin se enfadado porque veía que algunos chicos no iban vestidos como le terminaba de explicar el chico de seguridad, Martin replico pero no sirvió de nada y se tubo que marchar.

Al paso de los días el enfado de Martin había disminuido y volvió a preocuparse de la fiesta de esa semana, esa vez se aseguro perfectamente de que iba la fiesta, y al llegar ese día se puso en marcha, bien vestido,  y con los ánimos por el techo se dirigió hacia el local.

Justo en la entrada el de seguridad se lo miro de arriba abajo, y le dijo que no podía entrar, Martin enfadado y gritando pregunto porque no le dejaban entrar ningún día, y el de seguridad le contesto:

-La fiesta de hoy es la noche blanca y tu no vas totalmente blanco, y Martin contesto que si, y el de seguridad dijo, la ropa esta perfecta, pero el color de tu piel no dice lo mismo.

Últimas publicaciones de campomar (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada