A la hora señalada. Capítulo 3

Capítulo 1

Capítulo 2

Sin embargo, estaba inequívocamente muerto. Y esto ni la Muerte lo sabía. Pues ella no es dueña de los devenires del Tiempo, que es una deidad caprichosa, más bien curiosa. Pero, en todo caso, mucho más poderosa.

En el Salón de Deidades el ambiente era ameno. Una vez al mes se reunían en ella las representaciones antropomórficas más representativas del mundo humano. Una de ellas era la Muerte, otra el Tiempo. Pero también estaban la Luz, el Amor, el Hambre, el Sueño o el Arte, entre otras deidades menores, como el Viento, la Avaricia, el Ansia, la Fatiga o el Agua, entre otros muchos. Además de incontables sirvientes, que traían en grandes bandejas manjares inimaginables que depositaban en la inmensa mesa donde se sentaban las deidades.

En estas reuniones se discutían asuntos de suma importancia, aunque principalmente eran un pretexto para intercambiar historias y experiencias entre las diferentes deidades. Las había muy socarronas, que jugaban con las vidas humanas con tal de experimentar las emociones de las personas y tener una buena historia que contar. Sin embargo, las más amenas correspondían generalmente a las que intervenían de uno u otra forma la Muerte y el Tiempo. Ambas deidades cosechaban una rivalidad desde hace muchos milenios, y parecían competir por ver quién fastidiaba más al otro. Algunos rumores dicen que todo empezó debido a un amante humano del Tiempo que fue arrebatado por la Muerte, otros que el Tiempo volvió viejo y decrépito al primer hijo de la Muerte, obligando a ésta a llevarse su vida para evitarle sufrir. Algunos criados mantienen que el origen no importa, ya que las continuas peleas entre el Tiempo y la Muerte han establecido un equilibrio en el mundo humano, y que éste no debe ser interrumpido.

No obstante, si dicho equilibrio existe, siempre es a costa de algunos pocos humanos inocentes, como es el caso de Gregorio Montaña, quien estuvo a punto de morir atropellado. Salvo que la Muerte llegó tarde. ¿Tarde?

Yizeh. 13 de junio de 2012

Esta historia está siendo hilada por Khajine, Ladydaiquiriblues y Yizeh, quienes no saben lo que va a escribir cada uno en el siguiente capítulo. Bonito experimento, ¿no?

Yizeh Castejón

Escritor, físico, profesor, capoeirista, innovador. Nacido en Madrid en 1986. Creador de Sopa de Relatos, la web de escritura libre. Editor y autor del libro de cuentos "Sopa de Relatos" y de futuros proyectos. Alumno de h2i Institute.

Últimas publicaciones de Yizeh Castejón (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada