El castillo del rey Sunifredo

El rey Sunifredo tenía un maravilloso don: Curar enfermos sólo con tocarlos. En su reinado, todo era paz y armonía. Pero un día, eso tuvo su fin. El rey fue derrocado por su hermano menor, a quien no le importaba ni provocar muertes para satisfacer sus deseos.

En su camino al destierro, le acompañaba el que fue su más preciado valido. El malvado hermano ordenó a éste último matar a Sunifredo.

—Perdonadme, Majestad —dijo empuñando una daga—. Sólo cumplo órdenes.

Le mató. Pero no sin derramar varias lágrimas. En honor al monarca, se contruyó un castillo en esa llanura.

Ursula M. A.

Me gusta crear historias (ya sean microrrelatos o narraciones más extensas) y que la gente disfrute leyéndolas. Mi género favorito es la fantasía, pero no rechazo adentrarme en cualquier otro que no sea complicado a mi parecer.

Últimas publicaciones de Ursula M. A. (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada