Una Broma Pesada

Un hombre rico se encontró con un labrador trabajando en la tierra.

-¡Oye campesino! Me han dicho que tu hijo es mago.-

-Es cierto.- Respondió el trabajador.

-Y me han dicho que transforma el pan en serpientes.-

-Es cierto.-

-¿Y cómo le sirve para ganarse la vida?-

-No sirve de nada. Solo para gastar bromas pesadas.- Respondió el campesino, mirando a su hijo, que molía el trigo sobre la ladera.

Últimas publicaciones de Marcos Pelosso (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada