Que invadas mi cama

Que invadas mi cama y conquistes cinco de las cuatro esquinas, que no haya sábana sin tu olor ni más de nueve horas sin nuestro calor, que tan fuerte te aferres a mi brazo cada noche para no caer por el precipicio al que tus pies me empujen, que si fueses mía estas palabras sobre tu piel a besos tatuaría.

Últimas publicaciones de Jorge Andrada (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada