EN LA NOCHE

Las garras afiladas de un escalofrió rasgan sus entrañas, abre los ojos y es noche y en ella se entrega al ansia que lo consume, frenética pulsión, salvaje instinto que le arrastra hacia su presa sin premeditación ni remordimiento. Con la sangre cálida y densa empapando sus labios, deslizándose con impúdica cadencia al interior de su abismo llega la transmutación, el descanso.
Despunta el alba

Últimas publicaciones de Ana Maria Rodriguez Ramos (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada