Una nueva vida (Capítulo 1)

Como todas las noches, volvía a mi apartamento tras acabar otra jornada de trabajo como vigilante de una zona verde protegida a las afueras de la ciudad, un trabajo aburrido y solitario, pero al menos no me disgustaba.

Silencio; era únicamente lo que escuchaba cada noche. Normalmente no había incidentes mientras trabajaba, y esa noche no fue distinta, así que me puse camino a casa tras acabar mi turno. A pesar de que mucha gente me dijo que volver desde tan lejos caminando por esos senderos era peligroso yo nunca le presté atención, ya que conocía al detalle esos parajes; durante la media hora que tardaba en volver a mi piso, me di cuenta de que quizás mi vida necesitara un giro, o si no ese silencio acabaría matándome. La idea quedó en la lista de “cosas para pensar detenidamente”, pero nunca imaginé que ese giro vendría inesperadamente, y cambiaría totalmente mi vida.

Tras un buen paseo ví a lo lejos la “frontera”, donde se acaba el bosque y empezaba la civilicación, situada a unos diez minutos de mi hogar, por lo que apreté el paso. Fue ahí donde ví algo totalmente nuevo para mí: justo delante apareció de la nada un extraño animal, una bestia que no pude ni identificar (pese a conocer a todos y cada uno de los animales de la zona) pero que se asemejaba a un lobo, aunque del doble de tamaño que éstos y con una expresión mucho más violenta, con una mirada de pura ira.  Clavó sus ojos inyectados en sangre en los míos (“inyectados” en pánico y confusión), y con un leve rugido saltó hacia mí. Paralizado por el miedo solo pude ver, como si de un expectador me tratase, cómo me tumbaba bajo el peso de su enorme cuerpo, y antes de que mi cabeza golpeara violentamente contra el suelo la imagen de sus dientes se quedó grabada a fuego en mi cerebro. Tras el impacto, mi vista se nubló, y la oscuridad cayó paulatinamente sobre mí, abrazándome y tapándome el hedor a muerte de la bestia que se hayaba sobre mí. Antes de desmayarme pude notar cada uno de sus dientes penetrando en mi hombro en un fuerte mordisco, y pude oir cómo súbitamente huía del lugar, dejándo inexplicablemente sin cobrarse a su presa. Acompañado por el dolor, fui abandonando mi cuerpo poco a poco al compás de un sonido de pisadas de fondo, aunque esta vez no eran de animal.

Finalmente, me desmayé.

8 Comentarios

  1. por Pequadt publicado el 09/10/2008  16:35 Responder

    Enhorabuena por tu primer relato :)
    Siempre me han gustado las historias fantásticas de hombres-lobo y de vampiros (aunque no sé si en los próximos capítulos apareceran vampiros).

    Muy buena tu forma de escribir. No le he encontrado fallos :D

  2. por articmasteray publicado el 09/10/2008  17:29 Responder

    Quiero mas....mas....MAS!!

  3. por consigueaccesorios publicado el 09/10/2008  18:56 Responder

    Gracias gracias, ire colgando las continuaciones cada 2 ó 3 dias aproximadamente, que os tengo que dejar con la intriga un tiempecillo para crear adeptos... un sludo ya nos leeremos!

    PD: es normal que no hayas encontrado fallos, es que me he salido de la RAE para poder dedicarle todo mi tiempo a sopa de relatos...

  4. por Lascivo publicado el 09/10/2008  19:33 Responder

    jajajaj, molan estos coments

    Tb me mola el relato, Consigueaccesorios, creo que tenemos aquí a una joven promesa de las letras. De hecho, creo que el próximo trabajo que entreguemos para algo de Astro debería ser esto, y escupirle en la cara a la gorda de la profesora.

    Por cierto, que no te sorprenda el ansia de Articmasteray, que es un forofo de estos temas.

    Y bienvenido!

  5. por articmasteray publicado el 09/10/2008  22:29 Responder

    YO!?! FOROFO?!?! QUE DICES?!?!?! KIERO LA SEGUNDA PARTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!

    xDxDxDxD

  6. por wally68 publicado el 10/10/2008  13:44 Responder

    Me he sobrecogido. Espero que publiques mas capitulos y no nos dejes con la intriga.

  7. por champinon publicado el 15/10/2008  14:01 Responder

    Gran detalle, facilita el meterse en el mundo que has creado,...

    sin criticas esta vez xD

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada