Un nuevo camino (Capítulo 3)

(Capítulo anterior)


… era el momento de jugármelo a todo o nada: cerrando los ojos, y agarrando su muñeca con el brazo que me sujetaba, me concentré en su torrente de sangre, que escaseaba cada vez más debido a su uso para seguir aumentando su fuerza, y recordando lo aprendido sobre la Senda de la Sangre (que fue lo primero que me enseñó mi creador tras mi conversión, y que me costó casi dos meses de estudio llegar a dominar medianamente) intenté gastar las reservas que le quedaban, aun con el peligro de que ello podía hacer que yo gastara también las mías. Era algo complicado y arriesgado, pero el hecho de que mi vida dependiera del éxito que tuviera influyó de forma notable, y bajo mi tacto pude notar cómo su sangre se consumía totalmente. Mi oponente también lo notó, y ese gasto repentino de la fuente de la que sacaba todas sus fuerzas hizo que cayera hacia un lado, quedándose en el suelo con los ojos desorbitados y luchando por no consumirse interiormente, al haber desaparecido completamente lo único que conseguía mantener “vivo” a un vampiro.

Mi sangre también se consumió alarmantemente al usar este poder, pero gracias a que acababa de alimentarme antes del combate pude conservar algo de mis escasas fuerzas, las justas para acercarme al ghoul tiroteado bajo mi mando. A pesar de que el vampiro estaba más cerca, en la Orden no se permitía alimentarse de otros vampiros sin permiso de los fundadores (algo en lo que coincidía con la política del Príncipe Thomas), así que fui a alimentarme de la poca sangre que quedara en el cuerpo del cadáver. Sin molestarme en morder su cuello bebí a través de uno de los orificios de entrada de las balas, y aunque estaba prácticamente desangrado, lo poco que hubo era suficiente para ayudarme a curar mis heridas.

Cuando no hubo ni una gota más que beber, me levanté trastabillada, y me acerqué a mi rival, que permanecía totalmente pálido e inmóvil en el suelo, con la mirada perdida. Sabiendo que en su estado solamente podía pensar en alimentarse, le puse una de mis manos manchadas de sangre cerca de sus labios para que pudiera sentir su olor y su sabor, y sus ojos giraron repentinamente hacia mi mano, mientras su boca se movía y cuerpo se convulsionaba, intentando acercarse lo suficiente como para saciar su sed. Complacida con el estado que le había inducido con mis poderes, y recuperada en parte de mis heridas, decidí ponerle fin a su existencia; me acerqué a por su pistola, y le disparé a bocajarro en el torso, a la altura del corazón. El resultado fue inmediato: en cuanto el proyectil atravesó su seco corazón, el cuerpo del vampiro se convirtió en una nube de polvo y cenizas. Rebusqué entre las ropas vacías que había en el suelo y encontré una tarjeta sin ninguna letra ni número. Satisfecho con lo que resultó ser la llave electrónica del cierre de la habitación, salí en busca de la celda de Vansa. Por fortuna, el camino restante estaba totalmente deshabitado, y llegué sin problemas al habitáculo del preso. Tras quitar los burdos cerrojos de seguridad de la puerta blindada, empujé con todas mis fuerzas hasta abrir un hueco suficiente para mi delgado cuerpo. Sabiendo que tras esa puerta se encontraba el final de mi segunda prueba para la Orden, entré con renovada confianza en mi éxito, pero lo que observé se alejaba mucho de lo que esperaba encontrar…

3 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 15/04/2009  20:02 Responder

    Cuando dice que le costó más de dos meses aprender a Senda de la Sangre, parece que es una eternidad, pero los vampiros viven miles de años, ¿no? Quizás el énfasis que le das para que parezca un gran esfuerzo es demasiado. Aunque bueno, hablo por hablar, que no he visto tantos documentales de vampiros.

    Tengo una pregunta, cuando los vampiros gastan sangre, ¿a dónde va? Es decir, esa sangre, cuando se usa, se transformará en un resto, o en un desperdicio, pero tendrá que extretarse de alguna forma. ¿O el propio cuerpo del vampiro la recicla?

    Por otra parte, pensaba que los vampiros no podían beber sangre de un cadáver, que eso los mataba (aunque esto lo vi en Entrevista con el Vampiro, así que no sé si te riges por otras reglas).

    Otra cosa más, en el último párrafo, yo hubiera incidido más en la expresión de los ojos del vampiro al oler la sangre, así le darías más intensidad a la escena, siendo más descriptivo. Pero bueno, es mi humilde opinión^^

    Y finalmente, pese a lo quisquilloso que me he puesto, te diré que me tienes embelesado, y muy enganchado. ¡A ver que pasa en la próxima prueba!

  2. por consigueaccesorios publicado el 15/04/2009  20:40 Responder

    Vamos por partes:

    "Cuando dice que le costó más de dos meses aprender a Senda de la Sangre, parece que es una eternidad, pero los vampiros viven miles de años, ¿no? Quizás el énfasis que le das para que parezca un gran esfuerzo es demasiado. Aunque bueno, hablo por hablar, que no he visto tantos documentales de vampiros"

    Pues sí, eso es cierto, pero nadie ha dicho que esta chica lleve años como vampiresa... está en proceso de entrar en la Orden de su maestro, así que todavía se le considera novata, como se ve en cada combate, que siempre le pasa algo... lo que quería decir es que nada mas ser convertida se pasó dos meses estudiando esa senda para entenderla algo, aunque todavía le queda mucho que dominar ahí. Pero sí, si hubiese sido más antigua, 2 meses se le pasa en nada...

    "Tengo una pregunta, cuando los vampiros gastan sangre, ¿a dónde va? Es decir, esa sangre, cuando se usa, se transformará en un resto, o en un desperdicio, pero tendrá que extretarse de alguna forma. ¿O el propio cuerpo del vampiro la recicla?"

    Cuando se usa la sangre, tanto para usar poderes concretos de cada vampiro como para aumentar sus atributos (como hacía el enemigo en este caso) digamos que los depósitos de sangre se consumen, se vacían y solo se rellenan bebiendo más, pero no producen deshechos ni nada de eso(si te quedas mas tranquilo puedes imaginar que luego cagan los restos, pero eso ya a gusto del consumidor)

    "Por otra parte, pensaba que los vampiros no podían beber sangre de un cadáver, que eso los mataba (aunque esto lo vi en Entrevista con el Vampiro, así que no sé si te riges por otras reglas)"

    Pueeees la verdad es que no, no sigo esas reglas... la sangre, sangre es, y además el cadaver era reciente...

    Y sobre lo de la escena, pues puede que tuvieras razón, podía haberme extendido un pelín más y hubiera quedado mejor... pero bueno, tomo nota para la próxima.

    Ale, me alegro de que que te guste, dentro de una semanilla el siguiente...

    PD: creo que ocupa más el comentario que el relato, esto es un record...

  3. por Lascivo publicado el 15/04/2009  20:47 Responder

    Sobre lo de los dos meses, mis disculpas, lo malinterpreté, lógicamente, le aprece mucho tiempo porque lleva poco tiempo en el negocio.
    Un besito en el pubis rojo

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada